lunes, 9 de marzo de 2009

El horror


Hablabamos ayer sobre violencia emocional, psicológica, incluso social, como parte de la violencia que un Voraz puede disfrutar. Esto (un escenario maduro) guarda relación con un escenario normalizado. Permitid que me explique.

Un mundo fantasioso, done lo sobrenatural es ley, donde disparar ráfagas de UCI y matar gente es lo normal, puede perder el sentido de la proporcionalidad. Si en todo momento un demonio oma forma apocaliptica, parte e dos a un mortal encima suyo, y se ducha en su sangre y sus visceras, quizás, una violación, no impresione demasiado.

Hablo de ese lucimiento desproporcionado del gore de los 12 años, del malvado mago que rapta y viola, casi como si fuese un pack de malicia en si mismo (el rapta y viola, el descuartiza y rie, escoge el que prefieras... vienen pregenerados enlatados)

Leer más... En un escenario así, donde lo humano pierde relevancia, realmente, se devalua estos tipos de maldad que comentábamos.

Por otro lado, un mdt mas mundano, donde lo sobrenatural es minoritario, donde los demonios son rarezas moviendose entre humanos, donde un tiroteo es un tiroteo, y donde lo humano, lo intimista, tenga valor (como lo tiene en el mundo real), en un escenario maduro, social, humano, realista, este tipo de cosas mundanas, psicologicas, es donde alcanzan su verdadera dimensión de horror.

Pasa en los pactos, puedes acer un pacto de partida sabado tarde con patatas y cocacola, y puedes hacer uno maduro, interpretado, trabajado que de que pensar... Esto es lo mismo. Puedes ser un Namaru que controla una mafia de prostitutas (forzadas) del este, desde una óptica de pachangilla con los colegas, "y tengo un negocio de putas", o puedes explorar el drama humano, en un escenario donde esas cosas importan, y el sufrimiento de esos pnj y sus penurias humanas no son dejados de lado.

Concretando a lo que iba, puedes obligar a un pnj a que le meta la pistola por el culo a su novia y la fria a tiros, y quedarte en lo visceral, o puedes dar cabida en tu mesa al drama. Piensa en cuando este tipo de cosas suceden en la vida real. Pedófilos, violadores que obligan al tipo a ver como viola a su novia, campos de exterminio... El horror existe en el mundo real, y genera impotencia, rabia, furia, manifestaciones. Según que criminales, a veces en la carcel los propios presos les matan, aborreciendo ese grado más allá de la delincuencia.

Eso es drama humano, y en un mt normalizado, tiene cabida, no es trivial. Sin vampiros comploteando en las sombras ni demonios preparando pactos, drama humano, tan importante como quien asesina al primogénito.

Demos una vuelta al concepto.

Eres un demonio. Has salido del infierno. No eres malo. Eres un voraz. Desayunas Tormento.

Con todo lo dicho, violar es muy facil. Supérate. Explora todo el horror de autenticas salvajadas inhumanas que tu mente creativa puede elucubrar. No es la vida real, interpretas un papel. Explora ese horror, intenta reinventarlo, conviertete en un monstruo tal que tu parte civica se revuelva y no quieras ni profundizar en el drama que sería si eso fuese real. No hay tabues y no hay límites. Lo hablado antes; es horror que alguien pueda imponerte su voluntad hasta el punto de reducirte a una marioneta (decide a quien mato, apuñala a tu bebé...) pero es algo que un ser humano podria llegar a hacer, convirtiendose en un monstruo. Piensa de lo que tu, un demonio, podrias ser capaz.

¿Se entiende a lo que me refiero?

Primero, defiendo un escenario normalizado donde el drama humano tenga cabida y sea reconocido, y después, como demonio, genero con creces ese horror, siendo entonces cuando, aprovechando el escenario, y su tratamiento maduro de este drama, me retroalimenta y revaloriza mi interpretación.

Todo lo contrario a si intentase hacer este mismo horror humano maduro, en una mesa de 12añeros que juegan a saltar por los tejados con capa tirando granadas. En una mesa así, obviamente, de mi puesta en escena madura, solo quedaría el "Ala! como mola! Le hizo al marido sacarla el feto con una rotaflex y comerselo!" y el propio escenario prostituiria, taparía, restaría valor al drama que has intentado pintar.