lunes, 11 de junio de 2012

Vigía del Tiempo


Este cruelmente exigente ritual fue concebido como una manera de conseguir un aviso de las acciones de los enemigos. ¿Qué mejor perro guardián que uno que reacciona a los hechos un minuto antes de que se produzcan? Por supuesto, el mayor beneficio se obtiene cuando el guardián es inteligente y capaz de hablar. Los seres humanos objeto de este ritual acompañaban a expediciones peligrosas y eran dispuestos en puntos sensibles como fortalezas y cuarteles generales de legión. Para los humanos era agotador y llevaba finalmente a la locura, pero nunca faltaban voluntarios.

Leer más... Saber primario: Saber de los Patrones 4
Saber secundario: Saber de la Humanidad 3
Coste: 14 px
Restricciones: el ritual requiere que el objetivo sea un voluntario. Hay que explicarle el proceso y tiene que estar de acuerdo, aunque son permisibles sutiles malentendidos con respecto al coste a largo plazo del ritual. Después de haber aceptado una vez, el sujeto puede ser utilizado más veces sin su consentimiento.
Tiempo de lanzamiento: 49 minutos.

Sistema: tira Manipulación + Intuición. El sujeto queda bajo la influencia del ritual durante una hora por éxito. El sujeto está físicamente presente entre los invocadores, y puede ser guiado, alimentado e incluso herido, pero es incapaz de sentir los estímulos externos. Percibe lo que lo rodea y a sus compañeros según lo que va a suceder en un minuto en el futuro y reacciona en consecuencia. Esta percepción se basa en los cinco sentidos, pero no incluye los movimientos del detector en el futuro cercano. Sus “encargados“ observan cuidadosamente sus acciones y las interpretan en busca de signos de peligro.
El ritual desorienta en grado extremo al sujeto. Aunque técnicamente se da cuenta de su situación, si se le mueve, alimenta o se le impide hacer algo en tiempo real, su mente es incapaz de comprenderlo. Como mucho percibe que algo le impide moverse. También es incapaz de interactuar con el futuro cercano. Sus compañeros no le responden, no puede mover cosas ni comer, y aunque no sufre daños de cosas como disparos o explosiones éstas parecen totalmente reales. Sus vigilantes están esperando justo esas reacciones.
Cuando acaba el ritual el sujeto está extremadamente desorientado por un periodo de tiempo igual a la duración del efecto. Tira Astucia + Alerta (dificultad 7) por el sujeto; cada éxito reduce el periodo de desorientación media hora. Si se obtiene un fracaso no sólo permanece desorientado, sino que sufre un trastorno mental determinado por el Narrador. Cada vez que sea objeto del ritual la dificultad de la tirada de recuperación aumenta en 1. Si el sujeto alguna vez experimenta su propia muerte queda catatónico mientras dure el efecto del ritual, y al final hay que hacer una tirada de Fuerza de Voluntad para ver si el personaje se recupera. Si se falla la tirada el sujeto muere en un plazo de dos días sin llegar a recuperar la consciencia.

Tormento: cuando acaba el ritual el objetivo se ve sujeto a fluctuaciones aleatorias en el tiempo, que a veces es normal, y otras se desplaza un minuto hacia adelante o hacia atrás. Este efecto secundario se mantiene durante tantos días como puntos tenga en Tormento el Ankida.

Variaciones: el Ankida puede unir su mente a la del sujeto (añade Saber del Firmamento 2). El Ankida es consciente de lo que sucede a su alrededor y puede comunicar lo que ve, pero no es capaz de moverse ni de actuar durante la duración del efecto.

Traducido por Beatusille