viernes, 26 de julio de 2013

Defectos Infernales


Si juegas con un Caído, las posibilidades a explorar en cuanto a Méritos y Defectos no se limitan a la vida que pretende vivir como humano.
Sus actos como Demonio durante la Guerra de la Ira tienen consecuencias...

Leer más... Antigua Enemistad (1-3 puntos) Tu personaje todavía mantiene una enemistad con un demonio, que prevalece desde la Guerra de la Ira. Incluso si el motivo de la enemistad permanece en el abismo, este aprovechará cualquier oportunidad para hacerle tropezar.
La cantidad de puntos gastada en este Defecto indica cómo de intenso es el odio y la venganza hacia ese enemigo. Un punto indica una disputa menor ya casi olvidada. El otro demonio tan solo complicará tu vida solo cuando le venga oportuno hacerlo.
Dos puntos indican que el enemigo de tu personaje está trabajando activamente para que tu vida sea lo más complicada posible, acudiendo a sus amigos y aliados para importunarte a la mínima oportunidad.
Tres puntos indican que tu personaje se ha ganado un enemigo implacable que no piensa en otra cosa que no sea en su muerte. Gasta todos sus recursos y sus energías para convertir su vida en un auténtico infierno.

Maldito por Dios (1-5 puntos)
Tu personaje tiene sobre sí una maldición del Creador por sus acciones durante la Guerra de la Ira. La fuerza y la perseverancia de esa maldición depende de cuantos puntos desees invertir.
He aquí algunos ejemplos:
  • Si tu personaje revela algún secreto que se le ha confiado, este acto regresa para dañarlo de algún modo (1 punto)
  • Tu personaje tartamudea incontrolablemente cuando intenta describir algo que ha visto o ha oído (2 puntos)
  • Las herramientas se rompen o no funcionan cuando tu personaje trata de usarlas (3 puntos)
  • Tu personaje está condenado a hacer enemigos de aquellas personas a las que ama o admira (4 puntos)
  • Cada uno de los triunfos o éxitos de tu personaje se acabarán tornando en fracaso de algún modo (5 puntos)
Tu personaje puede tener o no algún modo de liberarse de la maldición, quedando a discreción del Narrador.

Reflejo Verdadero (1 punto): En un tiempo se creía que los reflejos mostraban no la apariencia física, sino la verdadera naturaleza de un alma. El reflejo de tu personaje revela su naturaleza celestia. Cuando se mira en el espejo, puede ver su forma apocalíptica en lugar de su forma humana.
El reflejo cambia a merced del Tormento actual del personaje. Los mortales que vean ese reflejo no son víctimas de la Revelación, pero entrarán en shock y alarma.

Infamia (2 puntos): Las acciones de tu personaje durante la Guerra de la Ira le han garantizado una reputación y una hostilidad desde otros demonios. La dificultad de todas las tiradas Sociales aumenta en uno mientras tu personaje interactúa con otros Caídos.

Pesadillas (1 punto): El sueño de tu personaje está plagado de visiones sobre los horrores que tuvo que soportar durante la guerra. Debes hacer una tirada de Fuerza de Voluntad (dificultad 7) para que pueda pasar una noche sin ese tormento. El día siguiente, debes añadir dos niveles de dificultad a la primera tirada de Atributo y  Habilidad que realices para tratar con otros demonios.

Herida de Guerra (2 puntos): Tu personaje obtuvo una terrible herida durante la guerra que cicatrizó más allá de su esencia, manifestándose hasta la actualidad cuando muestra su naturaleza celestial.
Cuando tu personaje adopta su Forma Apocalíptica, automáticamente sufre un nivel de daño agravado, aparte del daño que sufra por otros medios. Este daño no puede ser curado.

Vetado en Tierra Sagrada (3 puntos): La intensidad de la culpa de tu personaje al abandonar a Dios y rebelarte contra Él es tan grande que te es imposible entrar en territorio santificado, o tomar objetos en el mismo estado sin sentir un profundo dolor.
No importa su nivel de Tormento, tu personaje sigue recibiendo daño cuando entra en territorio sagrado y toca objetos santificados (como el agua bendita o cruces).

Flashbacks (3 puntos): Como los veteranos  de las guerras mortales, las visiones de lo que  tu personaje presenció durante la Guerra de la Ira todavía lo acosan. Llenan sus sueños con imágenes de horror y destrucción, y a veces lo sacuden en situaciones de estrés. Cuando tu personaje está bajo presión o en combate, podría experimentar poderosos flashbacks de antiguas batallas. El Narrador puede pedir una tirada de Fuerza de Voluntad (dificultad 8) en momentos oportunos. Si falla la tirada, el personaje pensará que ha regresado a la guerra, encerrada en un episodio de alucinaciones especialmente vívida y detallada. Tan pronto como la fuente del estrés desaparece, pueden comenzarse a pedir tiradas de Fuerza de Voluntad (dificultad 7) por turno para salir de esas visiones del pasado.

Perseguido (4 puntos) Tu personaje es acosado por un cazador de demonios fanático que cree (tal vez acertadamente) que es un peligro para la humanidad. Todos aquellos con los que trate, sean mortales o Caídos, también serán perseguidos.

Miembro a Prueba (4 puntos) Tu personaje es un desertor. Se volvió en contra de su facción y todavía queda mucho camino para que sea de nuevo aceptado en la facción de la que desertó. Otros demonios que sean miembros de esa determinada facción o bando lo tratarán con desconfianza, incluso hostilidad. Su reputación podría manchar incluso a los demonios con los que trata.