viernes, 2 de septiembre de 2011

De mundos, y personas


“Es mi mundo y me lo follo cuando quiero”. O no. O es un mundo compartido, creado conjuntamente en diferentes porcentajes, pero que es de todos. Según se mire. Hablo naturalmente de los escenarios de campaña. No de los genericos (Forgotten, Dragonlance...) si no de lo que tu mesa concretamente haga con ellos.

Leer más.. La posada del cruce que se inventó el master (y que los pjs convirtieron en su casa, con sesiones enteras de taberna), el noble de Aguasprofundas al que dio nombre un jugador cuando vio al master en blanco (y que fué recurrente en la campaña). Los detalles del historial que escribió un jugador y el master convierte en mas relevante de lo que en principio eran. O cuando de tu historial toma el master algunos pnjs y les convierte en parte activa de la trama, o de la subtrama de otro pj... Eso es crear mundo juntos, y es una experiencia colaborativa independiente de los éxitos o desgracias de tu pj en el juego.

Eso es también una faceta de la experiencia lúdica, no solo el vivir aventuras. Deacuerdo que es quizás la parte mas marginal, no es esto por lo que solemos jugar a rol, pero no deja de ser una parte del juego de la que tampoco conviene olvidarse. Ya a nivel humano, es bonito crear juntos escenarios, trasfondos, aventuras que cuando pasen los años se sigan recordando.

Incluso en ocasiones, los roleros lo dejamos, pero no se pierde el trato con la persona, aunque haya perdido la etiqueta de rolero. Habréis comprobado supongo como yo que en estos casos el recuerdo permanece como algo grato (es lógico que si algo te gusto en sus años, ahora te cause un recuerdo grato, de lo contrario, algo hemos hecho mal). Es bonito juntarse con un padre primerizo hablar del retoño y acabar hablando de como aquel arquero suyo salvó el día en la plaza del pueblo a base de buenas tiradas (y un ataque base potente, claro). Personalmente, gusto de dar una especie de coherencia a mis partidas, entrelazándolas entre si si puedo, para construir un universo mas grande que la suma de las partidas que lo componen (o así me gusta verlo) utilizando en unas partidas las consecuencias de otras. Si los Valles erigieron una estatua a los héroes del cerro, otros jugadores, o los mismos con otros personajes, deberían verlas al pasar por allí, una escueta nota que diga “eh, lo que jugaste importó, no te quedes con que te comió el dragón verde de los bosques”. Empece a hacer esto en vampiro, y hoy ya básicamente no veo otra forma de entender el rol.

En resumidas cuentas, basta de decir que el mundo es del master y se lo folla como quiere. Indiscutiblemente es su gestor, pero ese mundo al que has dedicado cientos de horas, del que hablas como si fuese real, cuyas dinastias reales conoces mejor que las de tu pais probablemente, te pertenece por derecho. Quizás sea un jugador pasivo, que no se ha dado el caso que hayas aportado nada, o tu material no haya cuajado, pero el mundo es tuyo, y tu has puesto piedras en él a base de imaginarlo. Ya vale de decir que el mundo es del master. Hay master que han trabajado tan poco sus mundos que uno no sabria realmente si el mundo lo crearon los jugadores o el master. Un mundo de fantasía es de quien lo vive, lo sueña, lo disfruta y lo enriquece, se siente detrás o delante de la pantalla.

También suelo pensar que dicen que dungeons es matamata, y yo lo pienso, pero también pienso que en tiempos de la segunda edición yo estuve... ¿cuantos años? ¿10? jugando con amigos a los que hoy ya no veo mas que en una cena anual. Hoy echo de menos a muchas personas, y a estas en concreto las recuerdo alrededor de una mesa de madera, llevando bárbaros, y elfos, y paladines, y guardabosques, y magos, y asesinos, y hallflings y enanos... No debe ser tan malo dungeons si me dio aquellos años tan bonitos. Brindo por ellos, y les deseo que sus barbas crezcan largas. Que el viento bajo sus alas les lleve donde el sol navega y la luna camina, ¡buen viaje donde quiera que vayan!

Citando Advent Children, Para aquellos que amaron este mundo y pasaron su tiempo con sus amigos. Reuniros de nuevo y dedicaos un tiempo. Cuando mireis una mesa, no olvideis que no solo estais desenrredando una trama, estais creando algo con un grupo de gente, que esperemos tengais la suerte de recordarlo gratamente durante años. Y ahora si me disculpais, tengo una reunión con fantasmas del pasado... no les gusta que les hagan esperar. Así soy yo, todo un nigromante diurno...